jueves, 15 de mayo de 2008

Machu Picchu y la Selva

Machu Picchu
Ahora puedo divisir mi vida en dos partes: mis experiencias antes de ir a Machu Picchu y mi vida después de ellas. Es un sitio turístico que causa alboroto por su nuevo título de "maravilla del mundo". Aprendí que no todos los peruanos están contentos de este honor porque tienen miedo que el sitio no pueda acomodar todos los turistas. Ya reciben 3000 por día y es posible que unos 7000 por día vengan en el futuro. Pero, el sitio es tan grande que no vi a muchas personas durante mi visita.

Es posible caminar 4 días en el "Camino de los Incas" y hacer camping en la ruta para llegar a MP, pero para hacerlo debe inscribirse por lo menos 4 mesas de anticipación. Eso no fue mi caso. Hay otros caminos interesantes por recorrer.
Cuatro australienos (de otros grupos) y yo estuvimos inscritos para hacer el Camino Lares--un caminata de 3 días. El primero día, viajamos en una van de Cuzco hasta Ollantaytambo, Colca y finalemente a Lares. En Lares hay baños termos. Disfrutamos el agua caliente y después comimos el almuerzo preparado por el cocinero que viajaría con nosotros: sopa de quinua, verduras con carne, postre de frutas...muy sabrosa. Después caminamos unas tres horas en las montañas, se veían pequeños pueblos y casas en el campo. Tuvimos 5 caballos con nosotros: 4 para transportar el equipo y uno extra, en casa de que una persona tuviera algún problema. Para mí, el camino era fácil y nunca pensé que el caballo sería destinado para transportar a mí.


Cuando llegamos al sitio de camping los mozos ya habían llegado e ya habían puesto las carpas. Un poquito mas tarde sirvieron té y un pequeño bocado en el carpa de cenar, y una hora mas tarde sirvieron una cena merecida de un restaurant de cinco estrellas. Tuvimos mucho frío, y sin luz no pudimos hacer mucho entonces nos dormimos temprano. Con la temperatura baja (cero, o menos) y la altitud alta (3,800 metros) estaba helado en mi carpa y no dormía mucho. A las cinco por la mañana el cocinero nos despertió con té de las hojas de coca. lo que es muy bueno para ajustar a la altitud. Desayunamos y estuvimos listos por nuestra día de caminar--debería ser 6 horas caminando arriba otra 500 m más. A pesar de mi falta de sueño, tenía mucha energía e empezé el día con entusiasmo. Pero, un dío Inca había decidido que no pasaría mi día caminando porque 20 minutos mas tarde una piedra enorma cayó de la montaña y me golpeó en el pie. No pude caminar más. Regresé al sitio de campemente sobre el caballo. Dos mujeres australianas estuvieron infermas de la altitud y ellas también decidieron no continuar caminando. Entonces, nuestro guía local, los 2 mujeres, yo y mi caballo e un niño campesino que dirigiría el caballo empezamos regresar hasta Lares. Los otros con el cocinero y los mozos continuaban caminando. Pasé 2 o 3 horas arriba del caballo y me disfrutaba mucho del paisaje. Tomamos 3 colectivos diferentes para llegar al Ollantaytambo y nos 3 mujeres pasaron la noche allá.













La siguiente día fuimos a Aguas Calientes. Pasé los dos días con mi pie hinchado arriba. Ojala el tercero día estuviera bastante sanado para ir a Machu Picchu, el día de nuestra reservación. Fuimos en autobus a las 5:30 para poder ver la salida del sol. Era impresionante ver centeneres de personas en la cola a esta hora. A las 8 encontramos el otro grupo que había hecho el Camino de los Incas y tuvimos un visita guiada por su guía--un peruano muy pasionado de la historía y que nos racontaba muchos detalles fascinantes de diferentes partes de Machu Picchu. Aprendí mucho, pero no puedo describir todo aqui. Tuvimos unas horas libras para explorar solos. Las calculaciones, las ideas sofisticadas, la apreciación de la naturaleza, y la precisión de los Incas era fascinantes. Por verdad los 6 horas que pasaba en el sitio estuvieron como un sueño.


Almorzamos en Aguas Calientes y regresamos por tren a Cuzco donde la clima era lluviosa y fria. Pasé la mañana siguiente en caballo para visitar otros sitios Incas como Sacsayhuanman, Q'enqo, Puca Pucara y Tambomachay.

La Selva
La mañana siguiente ibamos al aeropuerto para la ultima parte de nuestro viaje--la selva de Amazonia. Llegamos al Puerto Maldonado, una ciudad selva, por la tarde. Fuimos al mercado y después un camión nos transportó al puerto para un paso de barco de 2 horas en el Rio de Madre de Dios. Finalemente, no tuve frio! Llegamos al EcoAmazonia Lodge, almorzamos y después fuimos en barco a una isla que se llama Isla Monkey. Vimos 4 tipos diferentes de monos...incluso un mono araña que saltó sobre mi cabeza y mi espaldo y salío solamente cuando el guiá lo tentó con platanos. Por la noche, después de cenar, fuimos otra vez en barca para ver los caïmanes y animales nocturnos. Las estrellas estuvieron siempre mezcladas para mi, pero aprecié mucho los sonidos de la selva y el cielo tan claro.

La proxima día nos despertimos a las cinco para ir en varios barcos y caminar en la selva. Pasemos 7 horas en todo y vimos muchos aves, animales (incluso un oso hormiguero), serpientes y ranos, insectos y tarantulas, plantas medicinales, frutos salvajes y arboles enormes. Aunque los ultimos 5 kilometros de nuestra caminata eran largos, el tiempo en la selva era fascinante y aprecié mucho caminar en los pulmones de la planeta.

Nuestra estación en la selva era demasiado corta...visité el jardin detrás del lodge, nadé en la piscina del lodge, caminé mucho el la area del lodge, jugué a las cartas y tomé pisco sour, y me disfruté mucho. La proxima día regresamos a Lima (Miraflores) donde estoy ahora y donde la clima es fría y lluvosa.

Pero, mañana mi aventura sudamericana va continuar en Ecuador y las Islas Galapagos!

2 comentarios:

Berta dijo...

Querida Jane, cada vez que visito tu blog me impresionó más de todas las actividades tan maravillosas que has disfrutado en estos tres meses. Tu español, es simplemente cada vez más espectacular; tus recorridos llenos de aventura, colorido, personas y lugares interesantes, exóticos, fantásticos ... realmente una experiencia única e irrepetible. te felicito, amiga.

Muchos cariños y a la espera de tu próximo libro sobre Jane en Sudamérica, ;-)

Berta

marydimonaco dijo...

Qué viaje de ensueño, Jane!
No creo que muchas personas hayan realizado un recorrido tan espectacular y de una forma tan auténtica, estando en contacto con la gente del lugar y yendo más allá de los recorridos turísticos comerciales.
Realmente, todas estas experiencias merecen ser publicadas en un libro!
Besos desde Rosario, Argentina.
Mary